El otoño brilla con los más bellos colores. Los procesos bioquímicos en las células de las plantas proporcionan este magnífico espectáculo.

En otoño los días serán más cortos y las temperaturas bajarán. La flora se toma un breve descanso y proporciona un colorido mundo de hojas. El colorante verde (clorofila) de las hojas se descompone, pero los colorantes amarillo y naranja permanecen. El tinte rojo se produce adicionalmente.