La tortuga de agua es una mascota para mucha gente.

Las tortugas acuáticas o las tortugas “semi acuáticas” son mascotas muy populares. La especie más conocida es probablemente la tortuga de orejas rojas, pero sólo es una de las muchas especies de tortugas acuáticas que se suelen ser utilizar como mascotas.

Muchas personas no se dan cuenta de lo grandes que pueden llegar a ser las tortugas acuáticas. Las de orejas rojas y un par de otras especies llegan a crecer hasta 30cm de largo y por lo tanto necesitan terrarios bastante más grandes que cuando son de menor tamaño.

Todas las tortugas tienen una vida muy larga (característica que le otorga bastante fama) que puede durar largas décadas si se las cuida adecuadamente.

Comportamiento y temperamento de las tortugas acuáticas

Debemos de proporcionar a nuestras tortugas un ambiente y una dieta adecuados. Aparte de esto, no necesitan mucha atención, aunque  si nos socializamos con ellas haremos que tengan un carácter más sociable y manso, especialmente con las tortugas mapa.

Las tortugas acuáticas necesitan terrarios grandes, iluminación especial, buena filtración y limpieza regular.

Tortuga de agua verde

¿Las tortugas acuáticas son aptas para niños?

Las tortugas acuáticas no son recomendables para los niños si estos son demasiado pequeños. No son fáciles de cuidar, no son mascotas afectivas y a menudo albergan la bacteria de la salmonela, que puede transmitirse a los niños que descuidan la necesidad de una buena higiene como lavarse las manos.

Los niños más pequeños no tienen el interés o la capacidad de proporcionar la cantidad de cuidado y limpieza que requieren estos reptiles, por lo que los padres deben darse cuenta de que la responsabilidad de cuidar a la mascota recae en ellos cuando sus hijos pierdan el interés. Debemos hacerles reflexionar sobre la importancia y responsabilidad que requieren nuestras mascotas, ya que sus vidas están en juego.

El hogar perfecto para un reptil entre dos mundos

Las tortugas acuáticas requieren un hábitat bastante elaborado. Necesitan una exposición regular a la luz ultravioleta (UV), por lo que las bombillas especiales diseñadas para reptiles que producen luz UVA y UVB deberían estar en todos los tanques de tortugas. Sin esta luz, pueden sufrir de enfermedades metabólicas de los huesos (síndrome de la cáscara blanda).

Este animal necesita mucha limpieza en su entorno de manera regular y sobre todo, una buena unidad de filtración para ayudar a mantener una calidad de agua adecuada. El terrario debe tener suficiente agua para poder nadar, junto con un lugar para salir del agua y tomar el sol bajo una luz de calor. Deben mantenerse en todo momento las temperaturas adecuadas del agua y del ambiente.

¿Qué comen? Consejos para alimentar una tortuga

Aunque el alimento industrial de la tortugas acuática ha cambiado para mejor con el paso del tiempo, no es recomendable como única fuente de alimento. La mayoría de las tortugas acuáticas son omnívoras, aunque sus preferencias por ciertos alimentos pueden cambiar a lo largo de su vida. Ofrecer una variedad de alimentos es la mejor manera de darlas de comer.

Las hojas verdes como la lechuga, el perejil fresco o las hojas de diente de león  son un buen menú para las tortugas acuáticas. Ya que están sumergidas en el agua casi todo el tiempo, la mejor manera de alimentar una tortuga es colocando el alimento directamente en el agua o usando un aparato de succión para permitir que el alimento permanezca en el tanque pero no flote en el agua.

Podemos trocear algunas frutas como la manzana en cachitos pequeños, junto a los camarones congelados son un caprichito para nuestras tortugas, aunque no lo recomendamos para las comidas diarias. Algunas variedades de tortugas acuáticas también comen insectos, pero la mayor parte de su dieta debe provenir de las plantas.

Tortuga amarilla. Este reptil puede vivir muchos años

¿Cómo elegir una tortuga acuática? Algunas claves

Este reptil es un animal fascinante por varios motivos. Pero no son para todo el mundo. Debemos tenerlas únicamente si somos personas responsables y podemos permitirnos darlas los cuidados que necesitan.

Aunque los principios básicos de la cría de tortuga son similares para todas las especies, los propietarios o dueños necesitan revisar previamente los detalles específicos respecto al terrario, como la alimentación, iluminación y calefacción para la especie en particular que vayamos a comprar. Para los principiantes, se recomiendan las especies más resistentes, tales como las tortugas de orejas rojas, las de Cooter, las tortugas de barro y las tortugas almizcleras. Debes tener en cuenta las proporciones de cada especie.

Las tortugas pintadas, así como algunas de las especies menos comunes, son un poco menos resistentes como mascotas. Las tortugas de caparazón blando y de mordedura tienen la reputación de ser grandes, agresivas y, en general, más difíciles de cuidar, lo que significa que no son buenas opciones para los principiantes.

Tortugas de agua rojas

Problemas comunes de salud

La tortuga se ha usado como mascota desde hace mucho tiempo. Las crías de orejas rojas estaban disponibles en el mercado muy baratas hace muchos años, lo que desafortunadamente desencadenaba en muchas tortugas mal cuidadas.

Las lombrices redondas y otros parásitos internos se afectan frecuentemente a las tortugas y no suelen mostrar síntomas obvios. Hasta que no se realiza un examen por parte de un veterinario de reptiles no se descubre este problema.

La deficiencia de vitamina A es también una enfermedad común entre estos animales. Los síntomas pueden incluir abscesos en los oídos que producen hinchazón detrás del ojo, puediendo aparecer pus.

Las infecciones respiratorias, que se caracterizan por sibilancias, secreciones nasales, dificultad para respirar y letargo, también se encuentran en la mayoría de los reptiles, y las tortugas no son una excepción.

Entre las tortugas acuáticas, la pudrición del caparazón es una enfermedad común. Esto generalmente ocurre cuando la tortuga tiene una infección bacteriana o micótica, muchas de las cuales pueden causar úlceras atravesando el caparazón. Esto es particularmente doloroso para el animal, ya que la cáscara protege sus órganos internos.

Estos tipos de infecciones generalmente ocurren después de que una tortuga ha sido lesionada o ha estado bajo una gran cantidad de estrés.

Todos estos problemas de salud deben ser tratados por un veterinario especializado en reptiles, idealmente uno con experiencia en tortugas.

También decir que nuestro cuidado es esencial para evitar en la medida de lo posible cualquier enfermedad. Hay que ser consciente además de que la tortuga es muy longeva. Esto se traduce en que tendremos que cuidarlas durante mucho tiempo.